5 dudas sobre la Crisis de Pareja

Es gracioso, las parejas que acuden a mi consulta, pare resolver el tema que sea, no lo saben pero ya están a un paso de la solución.

¿Por qué? En primer lugar, porqué ya han realizado que tienen un problema. Tampoco es tan fácil como se cree. Son muchas las parejas que están mal pero ni se enteran. Muchas más de las que pensáis, os lo puedo asegurar. 

Luego, tras reconocer el problema, han admitido que necesitan una ayuda profesional. Lo cual es aun más difícil. ¿Aceptaríais, a los primeros signos de una crisis, acudir a un completo desconocido para que  os diga qué hacer? Posiblemente ni yo. 

En tema de terápia de pareja hay mucha confusión. Hacemos un paso atrás y aclaramos unos puntos sobre el tema. Aquí tenéis las 5 preguntas mas frecuentes respecto a la crisis de pareja:

1 - ¿Como reconocer una crisis de pareja?

Vamos al grano. Una pareja que no está bien no disfruta del sexo. No suelo generalizar pero por mi experiencia de urólogo, andrólogo y sexólogo, habiendo visto cientos de hombres y parejas sentarse delante mío y contarme sus historias, lo tengo claro. Una pareja puede discutir a menudo, no opinar nunca lo mismo en tema de hijos, amistades, suegros, qué coche comprar, dónde ir de vacaciones qué parquet poner, hasta pueden ser ambos infieles y seguir estando bien en la pareja. Pero cuando no disfrutan del sexo es el signo de que algo no va bien. Cuidado pero, el sexo no suele ser la causa de la crisis; y esto nos lleva directamente a la segunda pregunta.

2 - ¿Por qué las parejas entran en crisis?

Una crisis suele caerle a una pareja cuando uno o ambos de los miembros no están bien ante todo consigo mismos. Detrás de un conflicto con la persona que se supone queremos a nuestro lado, a menudo hay un problema de inseguridad. Ser una persona insegura (lo cual es extremamente fácil en la sociedad “likes dependiente” en la que vivimos) implica querer todo bajo control. La persona insegura solo está dispuesta a sentirse feliz cuando todo es como lo quiere, incluido la pareja. Querer controlar genera la búsqueda constante de los aspectos de nuestras vidas (y nuestras parejas) que se pueden mejorar y esto nos impide ver la belleza de los eventos y las personas que nos rodean. Estar siempre a la búsqueda del defecto para corregirlo, lo único que nos da verdaderamente, es ansiedad y malestar. 

3 - ¿Cuándo ir a un terapeuta?

Un vez tomado conciencia de que hay un problema, todos momentos son buenos para pedir ayuda a un terapeuta. Pero, ¿todo lo tiene que solucionar el terapeuta?, es decir ¿habrá un tipo de crisis, quizás mas sencillas, que se pueden resolver en la intimidad de la pareja sin la intrusión de un profesional? Claro que sí, además, todas las crisis se pueden resolver en casa y por supuesto se debe intentarlo. Lo importante es saber reconocer cuándo se ha acabado la comunicación en la pareja. La falta de comunicación es la primera causa de fracaso cuando se intenta recuperar una crisis. De hecho, restablecer y facilitar la comunicación es la tarea principal de un terapeuta.   

En fin, el momento de reservar una cita es cuando ya no hay forma de entenderse con el otro. 

4 - ¿Qué hace el terapeuta de pareja?

Lo que seguramente no hace el terapeuta, es salvar las parejas. Siempre tiene claro un concepto (y siempre procura que lo tengan claros sus pacientes): la finalidad de la pareja es que haya ganancia de ambas partes. Ganancia emocional. En otras palabras, felicidad. Estar en una pareja que no da felicidad no tiene ningún sentido y a veces ayudar a tomar conciencia de que no hay felicidad es el objetivo del terapeuta y que la pareja lo deje sin (mucho) sufrimiento también. En la mayoría de los casos pero, si que hay felicidad escondida, solo hay que procurar que no tenga impedimentos.

¿A nivel práctico como actúa un terapeuta? Como dicho, su tarea principal es restablecer la comunicación. Por experiencia sabe que en una pareja, en la que se ha generado distancia, siempre hay temas concretos que alejan, que son incomodos. Su trabajo es guiar en la búsqueda y en la resolución de estos nudos. Ante todo ayuda a la pareja a entender en que momento y por cuales razones se perdió la capacidad de comunicar, tanto a la comunicación verbal, como a la no verbal, incluido en la cama. A menudo la rutina entra en el sexo y hace que esto se divida en el clásico binomio preliminares (besitos y caricias hasta que el no tenga una erección suficiente a penetrar) y penetración (hasta que no se llegue al orgasmo). Volver a dar valor a cada momento del contacto sin importar en cual punto de este guion preliminares-penetracion se encuentre equivale a dar valor a la experiencia sexual en sí y fortalece la comunicación.

5 - ¿Cómo pedir al otro de acudir a un terapeuta?

Nada más sencillo. Pedirlo y ya está. Pero bajando las defensas (mas difícil). Siendo sinceros y empezando a admitir debilidades y culpas. Esta es la clave para buscar una nueva dirección, un nuevo lugar para la pareja. Hay que ser sinceros y decir que se están acabando las fuerza, pero no las ganas de encontrar una solución. Dejad de querer la razón y empezad a querer la paz y la aceptación. 


¿La pornografía afecta a mi erección?

Si.

La respuesta ya la tienes, por lo cual puedes dejar de leer ahora mismo!🙃

Sin embargo, si quieres saber la razón del porqué demasiada pornografia puede ser causa de disfunción eréctil 👎sigue leyendo unas lineas mas!

La excitación es un fenomeno complejo que involucra el entero sistema nervioso a múltiples niveles. Si bien es cierto que estar mirando unas nalgas redonda 🍑 nos puede despertar la libido, también solo tocarlas sin poderlas ver en la oscuridad del cuarto, con las luces apagadas, despierta el mismo placer o más. Aun mayor puede ser el efecto de escuchar un gemido de placer o el ruido de la respiración de nuestra pareja, que se intensifica. Y no olvidamos el sabor o las olores de la intimidad. 

¿Cuánto poder tienen los cinco sentidos 👀🖐👃👂👅sobre nosotros? Mucho, mucho poder. Cuando se comparte un momento de placer con alguien, la variedad de informaciones nerviosas que llega al cerebro desde los órganos sensoriales hace que la excitación sea una experiencia global y consecuentemente garantiza una erección firme y segura. 

Cada organo sensorial tiene una via nerviosa exclusiva que veicula las informaciones hacia el lugar del cerebro 🧠 donde todas confluyen y se genera la excitación. Este lugar se llama “Insula” (isla en latin, hermoso no? 🏝) y desde allí se activan otras vías nerviosas que llevan el sentimiento de excitación hacia abajo, a los genitales, a través de la medula espinal.

Insula cerebral.

Cuando decidimos regalarnos un momento de placer, cogemos el móvil y tecleamos Youporn o algo sobre el estilo, condenamos nuestra Insula cerebral a recibir solamente estímulos visuales y auditivos. Dichos estímulos visuales y auditivos son, además, de muy baja calidad para nuestro cerebro porqué no estamos ni siquiera realmente presenciando a una escena de sexo mirando gente verdadera y escuchando sus verdaderos gemidos. Lo que estamos mirando es la representación de una escena de sexo en una pantalla normalmente no más grande de 20 pulgadas 💻 y escuchando la reproducción de gemidos por altavoces de muy baja prestaciones📻. Así el trabajo elaborativo que hace la ínsula es muy pobre, la excitación que consigue muy débil y la masturbación a menudo acaba siendo algo mecánico, con una erección insegura que va y viene y que a veces hacemos hasta un esfuerzo para mantenerla. 

Cuando la masturbación es old style 👾, es decir cuándo cerramos los ojos y nos dejamos ir en la magica arte del autoerotismo, lo que hacemos es costruir una realidad alternativa a la que nos rodea. Prenscindimos de lo que nos trasmiten los sentidos de verdad (que estamos por ejemplo estirados en el sofa del comedor) y la ínsula cerebral trabaja duro y de calidad y nos lleva en otros lugares en los que hemos estados en juventud o nunca en la vida en tiempos pasados o futuros con parejas que hemos tenido o no según lo que deseamos. Hace un trabajo fantasia y imaginación 🦄 y cuando arranca bien, nos proporciona experiencias muy parecidas al sexo verdadero. ¿A que si que son experiencias que parecen mucho más verdaderas de la pornografia? 

Una paja bien echa ✊🍆💦 con mucha imaginación 🤩 es un poderoso ejercicio para el cerebro y un eficaz entreno para las conexiones nerviosas, de manera que cuando realmente llegamos a la cama con nuestra pareja tenemos una ínsula cerebral entrenada 💪 y caliente y no aburrida y anestesiada como se vuelve con la pornografia.

Por lo cual la pornografia es mala 🤷‍♂️? ¡Hombre no! La pornografia es una herramienta 🛠 y puede ser divertida para explorar gustos, hasta buena para conocerse más a sí mismo. Y cierto es que no siempre podemos relajarnos en el sofa dedicando al autoerotismo todo el tiempo que queremos. Así que, como decían los latinos “in medio stat virtus”, la virtud está nel medio : si entre un amateur teen sexy public blowjob nosequemás y otro podéis buscar un cuarto de hora para entrenar vuestra ínsula cerebral, ya sabéis.

Un saludo,

Nicola Tartaglia


¿Qué decir a tu pareja cuando no se te levanta?

¡Ojo, una premisa! Este articulo te va a robar un par de minutos más de lo habitual! Si no tienes tiempo ahora ponte una alarma en el móvil para más tarde. “Oye Siri, recuérdame esta tarde de leer el articulo del urólogo italiano ese!

Vamos allá. Para pasar conceptos, como en otros artículos de mi blog, me viene comodo construir un escenario y fantasticar con ello.

Imaginamos el siguiente: Pareja de toda la vida juntos desde hace más de 20 años o primera cita, da igual. Venus en conjunción con Urano, luna llena, tripleta de Messi, ha llegado un aumento de sueldo, los hijos al campus de verano, fuera llueve fuerte. Combinación de eventos perfecta para, como lo llaman los anglosajones un “sexual intercorse”, entre nosotros mejor conocido como “polvo”.

Bien entonces, un par de besitos, caricias, unas de aquellas palabritas que ya saben (para quien suele decirlas) y estamos desnudos con nuestra pareja en la cama. Nada más empezar y… la erección se va.

Si te suena familiar el cuadro, aumento de sueldo a parte, vamos a ver que pasa luego.

Queremos volver a encontrar la excitación pensando a lo que más nos gusta, lo que más nos pone. Queremos volver al estado de unos minutos antes pero nada, la situación parece irrecuperable. Nos ponemos nerviosos, le debemos a la pareja el placer que nos está pidiendo y no logramos. Nos da miedo decepcionarla. Empezamos a buscar una fantasia, un recuerdo, hasta una película, algo que nos pueda ayudar. Pasan los segundos. Estamos oficialmente enfadados, nos hemos perdido.

Puede que el problema sea fisico, una disfunción eréctil vascular o las pastillas de la tensión, pero en nuestro escenario tenemos una salud perfecta y ninguna posible causa “fisica” para lo que está pasando. Se trata así, de un episodio de disfunción eréctil emocional.

Alguien podría decir: “Pero es mi pareja de toda la vida, como me voy a emocionar?” o “Io no soy un tipo nervioso, manejo bien el estrés!” No, no, no. No es de esto que se trata. No se trata de dejarse o menos inhibir. Se trata de que, con buena probabilidad, aún no tenemos bien claro un concepto fundamental del sexo. El concepto es el siguiente: no somos responsables de nuestras erecciones. Eh si, lo repito: no somos responsables de nuestras erecciones. No es un brazo, ni mucho menos un dedo que si lo queremos mover, solo hay que pensarlo. No hay un comando de activación ni el botón de reset. El pene se mueve solo, se erecta solo. Es como si fuera el brazo o el dedo de otro. ¿Podemos mover el brazo o el dedo de otro solo pensandolo? ¿A que no? Pues así va la erección.

Asumido que el pene va a su bola, la pregunta es: ¿Cómo es su bola? O sea, ¿cuál es el principio que hace mover el pene, que lo pone duro? La respuesta es la clave del tema. El principio que erecta el pene es el placer que sentimos y no el placer que ofrecemos. El pene se queda erecto si siente placer y pierde la erección cuando nosotros empezamos a pensar y nos enfocamos sobre el placer que deberíamos estarle dando a nuestra pareja.

El alguien de antes podría decir: “Pero yo pierdo la erección antes de ponerme nervioso, antes de preocuparme por mi pareja, cuando aun siento placer”. Es posible, pero también es posible que no y sin darte cuenta dejes entrar, aunque solo por un instante, un pensamiento que te aleja del placer lo suficiente para que el pene pierda interés, y llega el gatillazo.

Es muy parecido a cuando nos perdemos por las calles de una ciudad. Estamos yendo bien cuando, de repente, ya no sabemos adonde estamos. ¿Qué hacemos? ¿Verdad que si continuamos a andar cómo locos a la búsqueda de la dirección correcta, pensando obsesivamente que nos hemos perdido y que llegamos tarde, es poco probable que nos ubiquemos? ¿No funciona mejor si nos paramos un segundo y nos miramos alrededor? ¿No es mejor dejar la prisa a un lado y orientarnos con calma?

Así tiene que ser con la erección. Estamos yendo bien y de repente nos perdemos. Vale. Mejor no dar vueltas a la cabeza como locos, buscando pensamientos placenteros. Mejor pararse y orientarse. Cuando el pene pierde fuerza, la mayoría de nosotros la persigue y allí está el error. No siendo responsables de mantener la erección no podemos “hacer que vuelva”. Por lo cual la unica es confiar en el cuerpo.

No vinimos a este mundo con un manual de instrucciones. Esto es porqué hay funciones que no necesitan que nos enteremos de cómo van, de cómo “funcionan”. Comer por ejemplo. Cuando nos entra hambre, no hace falta que la interpretemos. Nunca he escuchado a nadie preguntarse ”¿Pero qué será esta sensación que tengo aquí en el medio del abdomen? ¿Qué se supone que debería hacer para que se vaya?” ¿Verdad que en aquel momento es automatico que si ves una tortilla de patatas le das un mordisco? ¿Y es verdad que no hace falta pensar “Abrir la boca, apretar, abrir la boca, apretar” para masticar?

Lo mismo pasa con el sueño. ¿Verdad que es inequívoco lo que debemos hacer cuando nos entra sueño para que se nos vaya? ¿Y es verdad que es automatico? ¿Que solo tenemos que buscar un sitio, pero cómo hacer para dormir esto es totalmente fuera de nuestra responsabilidad?

La naturaleza o Dios NO nos ha dado la responsabilidad de nuestras funciones vitales, si así fuera ya seríamos extinguidos hace unos milenios. Comer, dormir y también echar polvos son las tres actividades que nos han mantenido vivos desde el amanecer de la humanidad.

Así que cuando no se te levanta dile a tu pareja: “No soy responsable de mi erección”. Eso dile.

En conclusión, dejamos que el cuerpo haga lo que sabe hacer en automatico, sin molestarlo con pensamientos y agobios. Si perdemos la erección no nos movamos, dejamos el pene cerca de donde lo queremos meter y esperamos.

Adivinad que va a pasar.


Porque el gatillazo no es un problema.

Porqué un gatillazo no es un problema.

🤔Perder la erección antes de poder alcanzar el orgasmo, no solamente es un evento biologico, como puede ser perder el apetito comiendo, antes de llegar al café ☕️. Hay mucho más en juego. 

Es un evento que lleva una fuerte componente emocional. No poder acabar el coito hace sentir el hombre inadecuado a su pareja y al acto sexual en general. En otras palabras el hombre que no logra mantener la erección se siente inútil 😔.

Pero porqué? Porqué no puede simplemente dejar de hacer el amor y meterse en otra cosa, sin sentirse descalificado 🥊? Podríamos estar aquí hablando del porqué tres semanas. Os ahorro la espera y voy directo a la conclusión a la que llegaríamos. La razón es que se ha cargado el sexo de un valor social. 

🧐Y qué quiere decir esto?

Pues que hombres y mujeres han dejado de pensar a lo que sirve realmente el sexo y lo utilizan  como valor para colocarse en la sociedad.

Lo hacemos constantemente con otros cosas: nuestro trabajo 🛠, el nivel de instrucción 👨‍🎓, si tenemos o menos un inmueble de propiedad 🏠, el numero de followers 👍🏼, la cuenta bancaria 💰, etcétera. Les damos valor y los utilizamos como si fueran medallas para subir o bajar los escalones de la que llaman piramide social, a la búsqueda de nuestro nivel.

Con esto no quiero decir que el concepto de sociedad sea malo. Vivir en sociedad es lo que nos diferencia de los seres inferiores cómo los mejillones 🐚, que están allí y no tiene idea de si están solos o tienen a otros al lado pegados a la misma piedra.   

Pero somos los únicos que actúan de esta forma respecto al sexo. En las otras sociedades animales la fuerza fisica, la edad, la belleza y otros más, son criterios que aumentan o bajan el nivel en la estructura social: el lobo más fuerte 🐺es el alpha de la manada, el elefante viejo 🐘 el más respetado, el pavo real con la cola mas bella 🦚 tiene mas parejas. Pero ninguno sube o baja de grado según una función biologica como el sexo. A ninguno se le respecta más por acabar el coito. Así, mientras está haciendo el amor, si el lobo alfa pierde la erección porqué escucha un ruido en el bosque y no se siente seguro, no pensará de sí mismo que es un inútil, ni mucho menos lo pensará su pareja. 

👨‍⚕️Frente a la dificultad en mantener la erección solo se necesita descartar que no haya un problema fisico, una enfermedad. Aclarado esto, el paso siguiente es comprenderse y aceptarse. Comprender el porqué algunas situaciones hacen que nuestro cuerpo no desee seguir en el acto sexual, aceptar este porqué y aprender a actuar en consecuencia para que no nos pase más. 

Pronto ya veremos el cómo. Como comprender qué nos pasa, como aceptar este porqué y como actuar. 

De momento trabajad con esto, quitad valor social al sexo 🤓.

Un saludo.